¿Que es la ansiedad?¿Como se trata?

La crisis de ansiedad, más conocida en el ámbito de la Psicología como crisis de angustia o ataque de pánico, afecta aproximadamente al 3% de la población, si bien se estima que su incidencia es aún mayor ya que muchas personas no solicitan ayuda médica y no llegan a ser diagnosticadas.
La primera crisis de ansiedad puede sobrevenir en cualquier momento y a cualquier edad, si bien normalmente los síntomas suelen aparecer en la adolescencia o la juventud para luego mermar en la tercera edad. Este trastorno es mucho más común en las mujeres que en los hombres y en los países desarrollados.

 ¿Como se instaura la crisis de ansiedad?
Una vez que ocurre la primera crisis de pánico, es probable que esa experiencia se repita. Cuando la persona se vuelve a exponer a una situación similar a la que desencadenó la crisis de angustia original, experimentará lo que se conoce como ansiedad anticipatoria puesto que revivirá en su mente los síntomas del ataque de pánico pasado.
En esos casos lo que ocurre es que se activa un mecanismo de autoobservación que incrementa el nivel de tensión. De esta forma se genera un círculo vicioso de miedo y tensión que alimenta la ansiedad y desencadena otras crisis de pánico, cada vez más intensas y difíciles de controlar.

Sintomas de la ansiedad
Para diagnosticar un ataque de pánico es necesario que el miedo aparezca de manera intensa y alcance su máxima expresión en cuestión de minutos. Durante ese episodio la persona experimenta varios de los siguientes síntomas físicos:
  • Sudoración profusa
  • Temblores o sacudidas
  • Sensación de ahogo o dificultades para respirar
  • Opresión torácica
  • Palpitaciones y aumento de la frecuencia cardíaca
  • Sensación de atragantarse
  • Náuseas 
  • Mareos, pérdida del equilibrio y/o desmayo
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento
  • Escalofríos o sofocos
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en las extremidades

No obstante, la crisis de ansiedad también se acompaña de síntomas psicológicos, los más comunes son:

  • Miedo a perder el control o a “volverse loco”
  • Preocupaciones recurrentes sobre la posibilidad de padecer otro ataque de pánico o sobre sus consecuencias.
  • Miedo a morir, sobre todo porque confunde los síntomas con los de un infarto
  • Sensación de irrealidad o de despersonalización; es decir, de estar separado del cuerpo
 
 ¿Como tratar la ansiedad?
Un estudio realizado en la Universidad Técnica de Dresde analizó la eficacia de la terapia de aceptación y compromiso (ACT) en 43 personas que sufrían crisis de ansiedad y que no habían respondido a tratamientos previos, como la medicación, el enfoque cognitivo y la terapia de exposición. Estas personas mejoraron significativamente después de tan solo cuatro semanas y esa mejoría se mantuvo a los seis meses.
También se ha apreciado que las herramientas y técnicas que se centran en el cuerpo son especialmente útiles en el tratamiento de la crisis de ansiedad. Un estudio realizado en la Charité - University Medicine Berlin descubrió que la práctica regular de ejercicio aeróbico disminuye el nivel de ansiedad, por lo que es un complemento ideal para la terapia cognitivo-conductual, lo cual probablemente se debe a que influye en la respuesta del organismo a nivel neuroendocrino.
Aplicar ejercicios de respiración también ayuda a aliviar los síntomas de la crisis de angustia ya que la persona siente que vuelve a tener el control, por lo que se recomienda aplicarlos justo cuando experimenten los primeros signos, antes de llegar al punto de no retorno. Otros métodos, como el mindfulness y la terapia racional-emotiva, también son útiles en el tratamiento de las crisis de ansiedad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la Psicología?

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

¿Cómo afectan las drogas a la salud mental? Parte 2